La firma catalana Ocean Ecostructures ha desarrollado ‘microarrecifes biomiméticos’ que permiten regenerar los ecosistemas dañados.